Alerta de destripe: Sí que lo es. Solo que no por la razón que solemos pensar.

Sabemos cómo funciona: una de las Leyes más poderosas del Universo es la Ley de Atracción.

Su significado: en lo que crees, te conviertes. Aquello en lo que crees, lo atraes a tu vida.

Ahora bien, como dijo Han Solo, “podemos imaginar muchas cosas”. ¿Es eso suficiente? ¿Es el solo pensamiento de creer en algo bastante como para que ese algo se haga realidad?

SÍ. Rotundamente. Pero – hay un truco. Una condición fundamental. Y está, precisamente, en lo que realmente significa “creer”.

¿Alguna vez has creído de verdad en alguien? ¿O en algo?
Vamos al grano: ¿Alguna vez has creído de verdad en ti?

Sí lo has hecho, te habrás dado cuenta de algo increíblemente bello: la única -la única- forma de creer de verdad en algo, de creer de verdad que algo va a ocurrir, es QUERER que suceda.

Es cuestión de cómo funciona nuestro inconsciente: si mi inconsciente no quiere que algo suceda, hará que yo no crea realmente que vaya a suceder (incluso si mi consciencia piensa que sí que creo en ello).

Así que esa es la primera condición: solo si QUIERO que algo suceda, puedo realmente CREER que sucederá.

Y entonces, se da una segunda condición mágica: cuando realmente CREO en algo (esto es, si, antes de nada, QUIERO que suceda), entonces HARÉ que suceda. Haré todo lo que pueda, todo lo que esté a mi alcance y más allá, para que se haga realidad.

¿Creo que puedo cambiar? ¿Creo que puedo convertirme en la mejor versión de mí mismo? Esa es una cuestión que puedo comenzar con otra previa: ¿Realmente quiero cambiar? ¿Quiero convertirme en la mejor versión de mí mismo? ¡Claro que quiero! Y entonces… no sé por qué, aún no he sido capaz de lograrlo, de ponerme en marcha. Y eso me da una pista maravillosa: que hay algo que puedo resolver antes de nada.

Entonces, tras resolverlo, puedo estar totalmente seguro de que lo QUIERO. Y a continuación, sentir la inmensa alegría que viene con la sensación, la consciencia de que realmente CREO en ello. Y entonces… verme a mí mismo convertirme en un instrumento para que suceda. Sentirme responsable, a cargo del proceso de HACER que suceda.

Por eso el Secreto es tan poderos. Por lo que significa realmente. Y significa una epifanía radical, una relevación que te cambia la vida. Cuando crees, te conviertes en el protagonista de tu propio proyecto. De tu propia vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here