En ”El Camino hacia el Despertar”, el bello libro-comentario sobre los ‘Siete Puntos del Entrenamiento de la Mente’, de Ja Chekawa Yeshe Dorje, el recientemente fallecido Shamar Rinpoche habla sobre los cuatro tipos de profesores descritos en el Budismo.

Esta descripción es realmente bella y simple. Y quizá por eso es tan útil para cualquiera de nosotros que, como emprendedores creativos, aspiramos a marcar la diferencia y ayudar a tanta gente como podamos desarrollando prácticas de enseñanza.

Cuando quieras enseñar, hay dos dimensiones básicas que puedes analizar:

Primero, hasta qué punto controlamos la materia sobre la que queremos enseñar. Este nivel de control puede estar en cualquier sitio entre lo poco y lo mucho.

Y entonces está el grado de habilidades de comunicación que hayas tenido tiempo de cultivar ya. De nuevo, este puede ir desde el más básico hasta el más desarrollado.

De la combinación de estos dos factores, hay un público más apropiado en cualquier momento dado y para cualquier materia. Y tu posición en ese mapa te dirá mucho no solo sobre las personas que probablemente tengas enfrente, sino también sobre ti mismo en tu búsqueda para ser mejor profesor, guía e inspiración.

Como dice el propio Shamar Rinpoche (no sin cierto sentido del humor):

‘Hay cuatro clases de profesores. Hay aquellos docentes que no poseen aún la clave pero sí tienen entrenamiento como comunicadores; hay maestros que poseen la clave pero no tienen aún experiencia de clase; hay profesores que tienen tanto la clave como las habilidades; y, por supuesto, ¡también hay algunos profesores que no tienen ni clave ni habilidad docente!

Entre los cuatro, solo el último tipo debe evitarse en cualquier caso; y para el resto, se trata en última instancia de entender cuánta confianza ofrece el profesor, independientemente de la materia o de los medios.

Hay también cuatro tipos de estudiantes que son discípulos apropiados para estos distintos profesores. Para una audiencia general que necesita de una introducción básica, la clase de maestro que solo posee habilidades de comunicación es estupenda.

Para practicantes muy avanzados que buscan un grado intenso de conocimiento, el profesor que solo posee la clave es fantástico.

Finalmente, la combinación de buen comunicador y poseedor de la clave del conocimiento es perfecto para toda clase de estudiantes.

El cuarto tipo de profesor, el que no tiene ni entrenamiento como docente ni posee clave alguna, ¡no es en realidad perfecto para nadie! Irónicamente, ¡es también el tipo de maestro que muchos se sienten tentados de seguir!’

Así que ¿cómo podemos mejorar continuamente nuestra enseñanza antes, durante y después de cada clase, charla, conversación, sesión de formación…?

Por favor, manténganse en este canal… 🙂 ¡¡Gracias!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here